Quinta parada: Buenos Aires, Argentina

Llegamos al final de este increíble viaje.  Seis países, doce vuelos, siete cursos,
cuatro niveles I, un nivel II y dos talleres de Entrevista motivacional y
grupos. Muchos reencuentros y muchos nuevos amigos tejiendo una red que va creciendo
por toda Latinoamérica. Muchos días enseñando, aprendiendo y, lo más importante,
compartiendo.

En este ultimo taller reencontramos a Charo Figueras
y Rodrigo Vidietta de Buenos Aires, a Sofía Pérez de Vargas, mamá primeriza que
vino desde la Plata, a Matías Marzocchi de Santa Fe y a Candela Tejón de Mar
del Plata. Todos ellos nos acompañaron durante algún tiempo como rotantes
externos en el hospital Clínic de Barcelona y fueron el germen de este proyecto
con su simpatía y complicidad.

El taller, reunió a distintos profesionales
Argentinos; incluida una neuro-pediatra de Bahía que por ser la mamá de Charo
puso la nota multifamiliar. También nos acompañaron diferentes profesionales de
la Salud Mental que nos aportaron sus vivencias y sus amplios conocimientos
sobre grupos. Nos remitieron a las aportaciones de Pichon-Rivière sobre el
encuadre de los grupos terapéuticos o a Eduardo Pavlovsky en su libro clínica
grupal y psicodrama y se pudieron compartir con todos los participantes
emociones que nos ayudaron a entender y afianzar mejor nuestro trabajo.

Algunos amigos no pudieron asistir al curso pero
también estuvieron de alguna manera presentes, Marcos Andrés, Magalí Martí, Ale
Neira, Mercedes Soaje, Justina Mothe, Caro Gavotti, Ornela Pasini  y Jeremías Cevallos, con el que compartimos
una tarde de cumbias y acordeón y muchos recuerdos.

Fue un final de esta etapa docente que nos hace más
conscientes de la importancia de mantener los vínculos a pesar de la distancia.

Nos sentimos emocionadas y muy orgullosas de haber
puesto nuestro grano de arena en la expansión de la entrevista motivacional por
estos distintos países con los que pudimos compartir desde el espíritu de la
EM, no solo un mismo idioma, sino todas estas pequeñas cosas que nos ayudan a
humanizar más nuestro trabajo.

Como si de un tango se tratara, Argentina se nos ha
colado en el  corazón de tal manera que
solo podemos pensar en volver.

Gracias a todos los que nos habéis acompañado en
esta aventura; participantes, organizadores, a GETEM por estar ¡somos ya más de
500 socios!

Y también a Pablo Guzmán por su contribución a que
se pudieran publicar las imágenes y textos. 

Finalmente destacar el riguroso trabajo, la
colaboración, la paciencia y la cariñosa compañía de Valentina Córdoba que nos
ha reafirmado que el espíritu motivacional puede ser un valor innato que aflora
cuando dejamos que aparezca.